martes, 6 de julio de 2010

Los deberes wayib durante el mes de Ramadán


Los deberes wayib

durante el mes de Ramadán





El ayuno es un tipo de adoración a Allah que fue prescrito a la humanidad. Para que tu ayuno sea aceptado y provechoso, estimado hermano en el Islam, deberás cumplir con lo siguiente:

1- Observar correctamente el Salât, ya que muchos ayunantes no cuidan de este pilar del Islam tan importante como es el Salât, sabiendo incluso que el hecho de no observar la oración puede llevarlos a la incredulidad.

2- Que sea tu comportamiento educado, manteniendo los buenos modales con los demás, cuidando la lengua para no pronunciar asuntos que puedan causar perjuicio, como a veces se puede oír insultar a la religión, lo que conduce a la incredulidad (Kufur).Se advierte además, de evitar el comportamiento nervioso con los demás, alegando estar
ayunando, siendo que el verdadero ayuno es precisamente lo que lleva a la persona a tener una sensibilidad especial acompañado de un comportamiento respetuoso, sin cometer faltas hacia los demás.

3- No pronunciar palabras obscenas -ni siquiera bromeando- que llevarían a anular la recompensa del ayuno. De acuerdo al Hadiz del Mensajero de Allah que dijo: “Cuando os encontréis ayunando –durante el día-, no debéis pronunciar obscenidades ni alborotar; y si alguien te insulta o pretende pelearte, decid: Estoy ayunando, estoy ayunando...”.
(Transmitido por Bujari y Muslim)

4- Aprovechar la etapa del ayuno para dejar definitivamente de fumar. Como sabemos el cigarro es el culpable de algunos tipos de cáncer y úlceras, además no sólo consume la salud propia, sino también el dinero, que es un depósito confiado en nuestras manos y del que Allah nos ha de preguntar “¿En que lo has gastado?”. Conviene al ayunante intentar dejar de fumar por la noche también, así como fue dejado durante el día.

5- No comer en exceso luego de horas de ayuno de otra forma sería anular los beneficios esperados del ayuno, además de recordar que el abuso en las comidas es perjudicial a la salud y al objetivo del mes de Ramadán.

6- No pasar las horas nocturnas –luego del ayuno- frente a programas de televisión o películas. Lamentablemente muchos responsables de las cadenas televisivas hacen programas especiales para las noches de Ramadán, causando la pérdida del tiempo y la moral del espectador musulmán, como si fuera Ramadán una fiesta de desfile para -las y los- cantantes, o para series televisivas que carecen de cualquier relación con el mes del perdón, y falta de moralidad, buenos modales y respeto hacia estas circunstancias.

7- El mes de Ramadán es un mes de trabajo, entonces no abuses de estar despierto hasta muy entrada la noche porque no podrás levantarte para la comida del Suhur (antes del alba) y posiblemente tampoco despertarás para el Salât del Fayr. Inclusive al día siguiente no podrás cumplir activamente con tu trabajo diario, en caso de que no hayas dormido las horas necesarias. El Mensajero de Allah dijo: “¡Oh Señor! Bendice a mi pueblo en madrugar”. (Hadiz Sahih transmitido por Ahmad y Tirmidhi)

8- Ramadán es el mes de la fraternidad, por consiguiente da más caridad en esta época de compasión, especialmente a los parientes y los necesitados. También visita a los familiares cercanos y lejanos, y reconciliate con las personas con quienes que tuviste ciertas diferencias o malos entendidos.


9- Recita el Qur’ân con más asiduidad durante Ramadán y escucha su recitación, prestando especial atención al significado, reflexionando en el sentido de cada versículo, poniendo en práctica sus órdenes y obedeciéndolos en la vida diaria. También mantenete en contínuo recuerdo de Allah; Glorificándole, Alabándole, Invocándole y recordando Sus nombres y atributos. Acude a las mezquitas para escuchar las conferencias y las lecciones que te dan beneficio. Dedica los últimos diez días de Ramadán para el retiro (Al-i’tikaf), dentro de las mezquitas. Esta una práctica considerada de la Sunnah, ejercida siempre por el Profeta y luego por sus compañeros y seguidores.


10- Lee libros informativos sobre el ayuno para enterarte de los requisitos, normas y deberes del ayunante. De esta forma, te darás cuenta que, por ejemplo, el hecho de comer o beber distraído y sin percatarse de que te encuentras ayunando, no invalida el ayuno. Así como también que el estado de impureza mayor “Yanaba” (por la noche), no impide el ayuno diario, aunque en efecto debes purificarte para observar las oraciones.

11- Preservar el ayuno de Ramadán y habituar a tus hijos a que ayunen gradualmente, según sus posibilidades. Debes tener mucho cuidado y precaución para mantenerte ayunando cada día del mes de Ramadán, ya que si dejas de ayunar un día -sin causa justificada- necesitas de arrepentirte y solicitar a Allah que te absuelva de semejante pecado, además de tener que compensar el día que dejaste de ayunar. En caso de que el hombre mantenga relaciones sexuales con su esposa durante el día en Ramadán, debe reparar esta gran falta con una de las siguientes expiaciones, en este orden según las posibilidades de la persona:

Primero: Liberar a un o una esclava. Si no encuentra a quien liberar entonces, Segundo: debe ayunar dos meses consecutivos, si no pudiera entonces, Tercero: debe dar de comer -por un día- a sesenta necesitados.

12- Se advierte a todo musulmán, que no deje de cumplir el ayuno en el mes de Ramadán. Pero, si no ayuna (por estar viajando), que no coma en público, y en caso de que no observe el ayuno sin tener un motivo justificado (como enfermedad o viaje), el comer en público sería mucho peor, porque estaría también faltando el respeto a los demás, incluso desafiándolos.

La falta de respeto, junto con la ruptura del ayuno, demuestra un desinterés y un desafío a Allah. También, es un desprecio al Islam y una gran falta en el comportamiento hacia la gente. La persona que no observa el ayuno no merece compartir la celebración dela Fiesta del fin de Ramadán, la cual es la segunda festividad más importante y la celebran los musulmanes con la alegría de haber cumplido el ayuno, manteniendo la esperanza en que Allah lo acepte, junto con los demás actos de adoración y esfuerzos que hace todo musulmán en este mes de Ramadán.


_____________________________________________________

Extraido del libro: "Los pilares del Islam y el Iman" de Muhammad Ibn Yamil Zino
, Capitulo: "El Ayuno y el retiro"
Rev. Anas Amer Quevedo

Tomado: www.ahlussunnah.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario