sábado, 17 de julio de 2010

Reglas para el que ayuna sin realizar la oración


Reglas para el que ayuna sin realizar la oración




Cuestión:

¿Cuál es el juicio sobre alguien que está ayunando y descuida la oración? Su ayuno es válido?

Respuesta:

La opinión correcta es que el que abandona la oración voluntariamente se hace incrédulo por su acto. Su ayuno, y muy diferente adoración, no es válido, hasta que se arrepienta. La prueba de esto es el versículo siguiente:

Si hubieran asociado, todo lo que hicieron habría sido en vano. [Sura de los rebaños, Ayah 88]


Otros versículos y hadiz testimonian también esto.

Ciertos sabios optan por una otra opinión. Dicen que una persona que abandona la oración por negligencia o por pereza no se convierte en incrédula y qué ni su ayuno, ni el resto de las adoraciones que realiza se anulan mientras no los reniegue y los reconoce como el que es obligatorio.

Pero la opinión más correcta es que tal persona se convierte en incrédula, así como lo prueba los numerosos hadices, entre los cuales se puede citar:

El profeta –salla allahu a3leyhi wa salam- dijo:


“Lo que separa a los musulmanes de los incrédulos y del asociamiento es el abandono de la oración.” [1]


El profeta –salla allahu a3leyhi wa salam- dijo:

"El pacto entre nosotros (los musulmanes) y ellos (los infieles) es la oración. Y aquel que lo abandona deviene incrédulo.” [2]


El eminente sabio Ibn ul-Qayyim, que Allah tenga misericordia de él, detalló la cuestión en su libro titulado Ahkam us-Salât wa Târikiha (Los ritos de la oración y la cuestión de su abandono). Este libro es interesante y útil de consultar.

Notas:

[1] Narrado por Imam Muslim en su colección de hadices auténticos según Jabir ibn Abdullah, que Allah esté complacido con él y su padre.

[2] Narrado por el Imam Ahmad y los cuatro compiladores de hadiz según Burayda ibn ul-Husayn, que Allah esté complacido con él.

____________________________________________________________
Fuente: Fatwa del Sheikh Ibn Baaz, Fadhâ'il Ramadán página 15.
Tomado: www.fatawaislam.com
Traducido del francés al castellano por: Ummu Raihana Al-Andalusia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada