miércoles, 8 de diciembre de 2010

Las virtudes de los diez primeros días de Dul-Hiyyah y las modalidades del Sacrificio





Las virtudes de los diez primeros 

días de Dul-Hiyyah y 

las modalidades del Sacrificio



El Profeta sws explicó y aclaró las virtudes de estos días, en los cuales recomendó multiplicar las buenas acciones. El Profeta dijo: “No existe días en los cuales las acciones son más apreciadas por Dios que los primeros días de Dul- Hiyyah”.

La acción más virtuosa y preferida es el Hayy (quinto pilar fundamental del Islam) ya que este acto reúne en sí todas las gracias y recompensas de Dios. Según el dicho del Profeta: “Quien lleva a cabo el Hayy sin cometer ningún pecado, regresa a su país como si hubiese nacido de nuevo”. Ayunar los nueve primeros días del mes pues el ayuno es una de las ofrendas más dignas que el creyente puede presentar a Dios. Ayunar el día de ‘Arafat. Según lo dicho y recomendado por el Profeta sws : “Espero que Dios me perdone los pecados que cometí este año, el año pasado”.

Recordar, engrandecer y alabar a Dios con las siguientes palabras: Al-Láhu akbar, Al-Láhu akbar, la iláha il-la Al-Lah. Al-Láhu akbar, Al-Láhu akbar, wa lil-Láhi al-hamd.
Y si uno añade también: Al-Láhu äkbaru kabíra, wal hámdu lil-Láhi Kacira. Wa Subhana Allahi bukratan wa asila.

Así lo hicieron los compañeros del Profeta sws . Estas alabanzas deben efectuarse en todo momento y en todo lugar (casas, calles, negocios, etc.).


El Sacrificio

El día de la Fiesta, y tres días después se realiza el sacrificio a Dios -¡Exaltado sea!- mediante el sacrificio de corderos o vacas u otro animal. Esta es una tradición confirmada y algunos sabios opinan que para todo musulmán pudiente, es una obligación. Su virtud: Según ha dicho el Profeta sws: “El acto que más complace a Dios es el del Sacrificio”.

Cuando sus compañeros preguntaron al Profeta sws acerca del significado de este rito, él les respondió que era una tradición que venía desde el patriarca Abraham. Dijeron: Qué ventajas tenemos en ello? Respondió: “Por cada pelo tendrás una recompensa: Replicaron: ¿Y en cuanto a la lana? Dijo: Por cada pelo de las lanas tendrán recompensa”. El sacrificio tiene muchos y variados beneficios.

Dice un versículo del Corán: “Reza a Dios y cumple con el Sacrificio” y “En verdad, mi Oración, mis actos de devoción, mi vida y mi muerte pertenecen a Dios, Señor del Universo que no tiene asociados. Y eso es lo que me ha sido ordenado y yo soy el primero de los musulmanes” (6:162-163).
Revivir la tradición del primer monoteísta, Abraham (las bendiciones y la Paz sean con él) a quien en un sueño se le reveló que debía inmolar a su hijo, Ismael y al que luego Dios rescató.

Dijo Dios: “Y lo rescatamos poniendo en su lugar una magnífica ofrenda” (37:107).
Incrementar y multiplicar alegrías, compartiéndolas con la familia y ayudando a los necesitados a través del regalo de carne. Agradecer a Dios -¡Alabado sea!- por las gracias que de Él recibimos. Dijo Dios: “Después comed de lo que habéis sacrificado y alimentad a los pobres y a los necesitados”.


Modalidades del Sacrificio

Edad del animal:
 
El Profeta dijo: “No sacrifiquéis sino a un animal adulto, Si les es imposible hacerlo pues que sea un animal de seis meses”.

De nada vale el sacrificio de un animal que no tenga, por lo menos, seis meses de edad. Si fuere un cabrito deberá tener un año. En el caso de los bovinos, dos años (y el sacrificio se puede compartir entre siete familias). Para el camello, la edad es de cinco años (también puede compartirse entre siete familias).

Condición física del animal:

No se puede sacrificar animales que no estén en óptimas condiciones de salud. No sirve un cordero enfermo, rengo o tuerto; tampoco sirve un animal al que se le haya cortado una oreja o que tenga un asta rota. El animal debe ser perfectamente sano y no tener defectos. Ha dicho el Profeta sws : “Son cuatro los animales defectuosos que no sirven para el sacrificio: el tuerto, el enfermo el rengo y el flaco”.

Lo mejor en el sacrificio:

El animal que se prefiere para sacrificar, es el carnero blanco con tonalidades negras alrededor de los ojos y las patas. Así lo recomendó el Profeta sws y así eran los animales que él sacrificaba. Dijo ‘Aisha -¡qué Dios la bendiga!- que el Profeta sws sacrificó un carnero de color casi negro.

El Tiempo para la realización del sacrificio:

El tiempo del sacrificio comienza después de la Oración del ‘Id y se extiende hasta el segundo y tercer día posteriores. El Profeta dijo: “Si se hiciere antes, no tendría validez y la carne serviría únicamente como alimento personal; en tanto que si el sacrificio se efectúa en el tiempo indicado –esto es, después de la Oración del ‘Id- se cumple con la Sunnah”.

Lo más apreciable en el momento del sacrificio:

Se recomienda mirar hacia la quibla y pronunciar la siguiente fórmula: “Me dirijo hacia el Creador de los Cielos y la Tierra. No soy idólatra. Soy monoteísta”. “En verdad, mi Oración, mis actos de devoción, mi vida y mi muerte pertenecen a Dios, Señor del Universo que no tiene asociados. Y eso es lo que me ha sido ordenado y yo soy el primero de los musulmanes” (6:162-163).

Antes de comenzar el corte, es imprescindible decir “bismil-Lah”, es preferible agregar “al-Láhu akbar. Al-Lahúmma, háda minka wa ‘ilaika”. Dice el Sagrado Corán: “Y no comáis de aquello sobre lo cual no haya sido mencionado el nombre de Dios, pues eso sería una perversión” (6:21).

¿Quién lo realiza?

Siempre es preferible que el musulmán realice el Sacrificio por sí mismo, pero eventualmente según aceptan los sabios, puede delegar esa tarea en alguien que lo represente.

Repartición de la carne

Lo aconsejable es dividir la carne en tres partes; una para la propia familia, otra para los amigos y la restante para distribuir entre los pobres y necesitados. Sin embargo, también es posible regalarla en su totalidad.

El Pago a realizar por el sacrificio:

El carnicero que realice el Sacrificio no debe cobrar por su trabajo. El imam ‘Ali -¡qué Dios lo bendiga-, relató lo siguiente: “El Profeta sws me encomendó que controlase los sacrificios y que luego regalase la carne, achuras y cueros; pero sin pagarle nada al carnicero, ya que luego le pagaríamos de otro sacrificio”. En todo caso; es recomendable pagar al carnicero con dinero y no con la carne misma.

¿Es suficiente un solo sacrificio por familia?

Para una familia, aún cuando fuere numerosa, es suficiente con un solo cordero. Según relató un compañero del Profeta sws de nombre ‘Abu Aiub -¡qué Dios lo bendiga!- "En el tiempo del Profeta sws, realizábamos el sacrificio de un solo cordero en nombre de toda la familia”.

¿Qué es lo que se debe evitar en cuanto al que hace el sacrificio?

Está prohibido al que va a sacrificar, tomar o cortar cualquier parte (ya fuere lana, pelo o uñas) del animal que va a ofrendar. Esta prohibición rige desde el comienzo del mes de Dul-Hiyyah hasta el mismo momento del Sacrificio. Según dijo el Profeta sws "Cuando visualicen la luna de Dul-Hiyyah, no deberán tocar al animal destinado al Sacrificio sino mantenerlo intacto hasta ese momento”.

El Sacrificio del Mensajero Por toda la nación Musulmana.

Aquellos musulmanes que se encuentren imposibilitados de realizar el Sacrificio, no deben preocuparse; ya que el Profeta mismo, cuando realizó su Sacrificio, ofreció uno de los dos carneros en nombre propio y el otro en nombre de toda la Ummah (comunidad islámica).


No hay comentarios:

Publicar un comentario